Noticiario Centro de Andalucía

Centro de Andalucía

El espárrago saca músculo

Posted by Noticiario centro de Andalucia en 18/09/2010

El mayor símbolo de esta tierra está presente desde la cocina a las libretas de contabilidad

HUERTO TAJAR

Al llegar a Huétor Tájar es inevitable hablar del espárrago y para evitar la tentación comenzaremos hablando de él porque Huétor Tájar está esparragado, pero no busca desesparragador que lo desesparrague, ni falta que le hace.

El espárrago, sinónimo para muchos de lo débil, en Huétor-Tájar es sinónimo de la fortaleza de su economía. El espárrago saca músculo.
Javier Rodríguez es miembro de la asociación de empresarios local. Este empresario, conocido fundamentalmente en el mundo del vino, destaca que la economía de su pueblo «nunca ha sido exagerádamente buena, pero nunca ha sido mala». Javier destaca como los empresarios locales han sabido a partir de la tradición agrícola crear negocios prósperos, y no sólo se refiere a todas las relacionadas con el espárrago. Javier cita como ejemplos de innovación en tiempos de crisis a empresas locales como Cesurca, Fijaplast, Gamper, Agroisa,… y continúa enumerando.
El espárrago no sólo aparece en las libretas de contabilidad de los empresarios locales, también aparece en el menú de las cocinas locales. Jorge Gálvez desde El Fogón de Amalia nos puede servir una sopa de espárragos, espárragos en salsa de almendras, un gazpacho e, incluso, un helado.
Jorge monta por primera un chiringuito en la feria de Huétor Tájar. El cocinero ha traído hasta el ferial la filosofía de su establecimiento, «con calidad y buen precio», advierte. No obstante, la feria ha exigido un cambio de formato en sus productos para adaptarse a las condiciones del acontecimiento. Su chiringuito junto al de Julio César Sánchez, un cubano afincado desde hace años en la localidad. «Es el único cubano que he visto estresado en mi vida», dice para referirse a su vecino de chiringuito. ‘La Habana Soul’, el local de Julio César cumple antes de que finalice el mes 5 años de existencia.
David Jaímez y Alba Jiménez prueban uno de sus cócteles. David estudia Domótica y quiere enfocar su futuro profesional en este terreno «porque creo que hay oportunidades en ese terreno y es novedoso», explica. David es de los que cree que Huétor Tájar es un lugar privilegiado por su situación geográfica, a mitad de camino entre Granada y Málaga.
Desde Sudamérica
Su situación geográfica y sus posibilidades de trabajo en el mundo de la agricultura es lo que mantiene entre los actuales vecinos de Huétor-Tájar a un buen número de hombres y mujeres procedentes de sudamérica, la mayoría bolivianos. María José Aguilera es profesora y ha observado como se ha producido el proceso de integración entre los alumnos. Sobre este fenómeno se muestra cautelosa y asegura que «no se puede generalizar».
La Pachamama -deidad andina que equivaldría a la Madre Tierra- puede ver como cada día en la feria de Huétor-Tajar alguien se acuerda de derramar el primer traguito de su cerveza como ofrenda. Ramiro Guzmán y David García proceden de Cochabamba, vinieron a España buscando la prosperidad y llaman a la crisis «un tropiezo del que esperamos que España se recupere pronto». Efectivamente, en ello van sus esperanzas de volver pronto a su país.
Ramiro y David añoran la familia, su cultura o sus raíces que están a más de 12.000 kilómetros. Pero también se han visto sorprendidos por nuestra cocina ¡cuántos corazones ha conquistado el jamón!, por las infraestructuras y el mar. Su país está privado del acceso al mar tras una guerra con el vecino Chile «y desde chicos en el colegio o en el servicio militar nos lo inculcan», dice.
«Huétor-Tájar estará grabado en nuestras mentes toda la vida», dice Ramiro. Y es que Huétor-Tájar marca, como lo ha hecho con Joaquín Arredondo, un zujareño que se siente gustosamente prisionero de sus propias pasiones».
Los hueteños presumen de la buenas comunicaciones de su pueblo, de la cercanía a la capital granadina y de tener un pueblo «llanito». A pesar de ello, el presidente de la Peña Cicloturista de la localidad, Jorge J. Moreno, asegura que en el pueblo hay buenos escaladores. La peña es una buena opción para conocer los rincones que rodean a la localidad. Así lo entienden cerca de 100 socios de entre 15 y 65 años.
La peña cuenta con una caseta en el recinto ferial, «un lugar en el que nos encontramos y también tenemos la posibilidad de compartirla con nuestros patrocinadores», dice Jorge. Junto a la caseta de la peña, los hueteños pasan la feria en la de la Hermandad del Nazareno o la de la Peña Flamenca Juan Pinilla.

Noticia original: Diario El Ideal de Granada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: