Noticiario Centro de Andalucía

Centro de Andalucía

La trama de niños robados fue “organizada y ocultada por los poderes públicos”

Posted by Noticiario centro de Andalucia en 11/10/2015

El periodista José Luis Gordillo comenzó en el año 2012 a investigar los orígenes y evolución de la trama de los niños robados. (Málaga).

ANDALUCIA/INTERNACIONAL

Tras realizar sus primeros reportajes con familias afectadas, continúo ahondando en las raíces de un negocio que adquiere estremecedoras dimensiones durante la Transición. Gordillo está a punto de publicar su libro ‘Los Hombres del saco’, bajo el sello editorial San Pablo.

Mientras tanto, los delitos han prescrito o siguen prescribiendo y madres e hijos claman en vano pidiendo justicia. La justicia ha archivado miles denuncias, pero no ha podido archivar la memoria.
¿Cómo empiezas a investigar esta trama que ha tenido tanta repercusión en los últimos años?
Una de las víctimas, Ana Belén, fue de las primeras con la que contacto desde Bilbao y con la que empieza, y también termina, ‘Los hombres del Saco’. A partir de ahí narro todos los hechos de forma cronológica porque me sirve de hilo conductor la historia que ella me va contando junto a otra de Madrid, que tampoco quiso darme el nombre. Luego otra en Valladolid, otra en León y a través de todas ellas es como yo logro desentrañar el despliegue de la historia desde los años 30 en que empieza a airearse, a los años 40 en que se pone en práctica, a su efervescencia en los años 60 y 70 y su declive final en los 90.
¿Se puede hablar de cifras oficiales sobre los bebés que fueron robados?
No podemos saber a ciencia cierta el número exacto. Entre 1950 y 1990 la trama se desenvolvió, según indico en mi libro, en 190 hospitales, clínicas, casas cuna y residencias de todas las comunidades autónomas. Los datos más altos se muestran en Andalucía con 34. La siguen de Cataluña y la Comunidad Valenciana.
¿Cuál ha sido tu intención a la hora de investigar este tema?
Sobre todo lo que quería era saber la verdad. Muchas veces escribimos y escribimos y no sabemos cómo se puede paliar un drama tan sangrante para estas víctimas. Hay una cosa clara: o es tu hijo o no es tu hijo, o te lo robaron o no te lo robaron, o está muerto o no está muerto. Pero esto no es un informe forense. De hecho, hay partes de la investigación que he podido poner y en otras no me lo han permitido las familias al no tener los suficientes medios de prueba para publicarlo. Sin embargo, lo más evidente es que este asunto de bebés robados fue potenciado y organizado por los poderes públicos. Después fue consentido y después, ocultado.
¿Hay entonces implicación oculta por parte de la Administración?
Yo creo que hay implicación de determinadas personas de la administración pero también hay una cuestión de Estado, más política. Se trata de una cuestión que no está resuelta en la Transición y que afecta a los cimientos de la democracia. Esto no se resuelve en aquella época porque no se conoce y encima ahora, en vez de normalizarlo, lo que se ha intentado es taparlo para que no moleste.

¿Cuándo comienza y cómo se reactiva la investigación sobre la trama?
Hay una ley Amnistía en el año 77 donde no se sabe qué estaba amnistiando. Cuando en el año 2008 Garzón recupera una serie de trabajos que habían estado haciendo periodistas de la televisión catalana sobre la retirada de niños por motivos ideológicos y sobre represión política en los años 40 y 50, él pone sobre la mesa una serie de crímenes que ya están amnistiados, que son los crímenes del franquismo, y también desvela esta trama. Aquí se empieza a hablar de que este mecanismo de retirar niños de forma selectiva para redistribuirlos a las familias que no podían tenerlos por determinadas razones de todo tipo, ideológicas, religiosas, biológicas… se crea por puro negocio, porque hay que tener en cuenta que al ver lo lucrativo que era se intenta seguir con ese negocio mucho más tiempo después de la dictadura.
¿Hubo una primera etapa del franquismo, antes de convertirse en negocio, donde la retirada de niños era totalmente legal?
Sí, en los primeros años del régimen se convirtió en una práctica legal. En el año 41 hay una ley de Franco que permite que se haga una retirada de menores a las presas republicanas en las cárceles. Tras arbitrar esta retirada, estos recién nacidos se podían entregar a otras familias tras haber quedado bajo la tutela el Estado. Querían que esos niños no se criaran en el ambiente de sus familias naturales, para erradicar la ideología de izquierdas, al considerarse que el marxismo era una enfermedad mental.
¿Y partir de ahí viene el negocio?
Esas familias que se quedan a los niños empiezan a hacer pequeños donativos. Las instituciones comienzan a lucrarse en esos años. Lo que ocurre es que hay un momento en que ya no hay presas porque se han extinguido o bien porque las han fusilado y ya no hay apenas en la cárceles. En un momento del libro trazo la curva en la que sostengo que entre los años 40 al 55 se robaron unos 30.000 niños, con una media de dos mil al año. La ley del 41 permite además que se legalice que los niños adoptados puedan tener nombres inventados sin tener que conservar su nombre biológico. A partir de los años 50 se extingue el robo a las presas y empieza ese negocio del robo en las clínicas. De hecho, se cruzan en el mismo tiempo ambas líneas a principios de los 50. Una termina y otra comienza, siendo ambas fruto de una misma organización.
¿Cómo ha sido el impacto de conocer las historias de estas familias en primera persona?
Muchos necesitan tratamiento psicológico porque no lo pueden soportar. En el caso concreto de Ana Belén ella me puso en contacto con otra mujer de Madrid cuyo caso es paradigmático: cree que los resultados de los análisis, tras encontrar a su hijo adoptivo, están amañados en sus perfiles genéticos. Se puso en contacto conmigo y le dije que no sabía cómo ayudarla. Lo intenté llamando a una amiga cuyo hermana trabaja en células madre. De esta forma, me puse en contacto con una investigadora para saber si era posible falsear uniformes genéticos.
¿Y cuál fue la concusión?
Esta genetista tenía una gran experiencia en los análisis de la paternidad, maternidad y filiación. De una forma anónima, nos vimos en una cafetería con la mujer y la investigadora, que estuvo analizando esos resultados que iban a volver loca a la mujer. En el primer análisis ponían que era su hijo, en el segundo le dijeron que era un falso positivo, que iban a repetir el análisis. Le informaron que había dado ahora negativo, de manera que mandó al otro hijo verdadero que tenía a que se hiciera unos análisis y dijeron que su hijo actual tampoco era su hijo. Al darse cuenta del despelote, le atribuyeron a ella una serie de marcadores para demostrar que su hijo era su hijo y el robado no.
¿Qué le dijo tu investigadora?
Ante esta locura, la investigadora le demostró que había perfiles erróneos hechos por los laboratorios y le dijo delante de mi: “No busques más. Eses es tu hijo. No puede haber duda”. Este hijo adoptivo que es de esta mujer no puede demostrar ante los tribunales la burla que le han hecho en los laboratoritos. Además la investigadora sevillana dijo que no se iba a sentar ante un juez. Esta es uno de las circunstancias con la que se encuentran las víctimas. Aunque su hijo sea su verdadero hijo no puede corroborarlo y se siente muy enrabietada porque les han robado toda una vida juntos.
¿Cuándo empiezan a realizarse las denuncias masivas?
En 2008 se descubre toda la trama. En 2010 empiezan las denuncias masivas y a partir de 2011 y 2012 es cuando se produce la sentencia del Tribal Supremo en el que dice que todos los casos de niños robados están prescritos. La detención ielgal y el motivo de secuestro empieza a contar cuando se comete, no cuando lo descubre la víctima. Y ahora hay un archivo masivo de denuncias sin investigar si quiera.
¿Qué conclusiones has podido sacar escribiendo ‘Los hombres del saco’?
Hay cosas en el libro que no puedo contar porque las familias no me han autorizado, pero yo tengo conciencia de saber que eso es así. Cuando digo que actualmente se está ocultando toda la trama lo digo con convencimiento, porque existe una jurisprudencia con una sentencia del Supremo que prohíbe la investigación de este tema y todo se archiva. Y lo digo también porque he consultado a varios genetistas independientes que me han confirmado la manipulación. Es decir, pueden ser errores pero tan evidentes y tan burdos que lo que aporto en el libro son serios indicios de que se están taponando la investigación desde un ámbito judicial y desde un ámbito privado y hay una relación entre estos ámbitos.

Noticia original: Diario http://www.andalucesdiario.es/politica/este-asunto-de-bebes-robados-fue-potenciado-y-organizado-por-los-poderes-publicos/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: