Noticiario Centro de Andalucía

Centro de Andalucía

El ‘poli’ andaluz que usa las matemáticas contra los malos

Posted by Noticiario centro de Andalucia en 14/11/2015

Un agente granadino se especializó en EEUU en fórmulas para predecir el lugar del crimen gracias a la herramienta PredPol, que presume de haber reducido la criminalidad en varias ciudades.

ANDALUCIA/INTERNACIONAL

Ha sido reconocido por el Departamento de Policía de Los Ángeles.

¿Qué probabilidades había de que una tarde, en los años de carrera, Miguel Camacho se topara en el Paseo del Salón de Granada con unas carpas del Día de la Policía, entrara y le atendiera una agente que le informó de cómo un matemático podía entrar en el Cuerpo? Pocas, según la fórmula del sentido común. Y aquella charla le cambió la vida. Opositó, estuvo dos años en la Academia Nacional de Policía y nunca abandonó los números contra los malos.
Ahora acaba de llegar de pasar un año en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), becado por la Fulbright y la Fundación John Fischer y Jennifer Caldwell, para estudiar cómo las matemáticas pueden mejorar las actuaciones policiales. Policía Predictiva lo llama: PredPol. Da resultados. Fue casi hace diez años cuando los investigadores de UCLA crearon una simulación matemática para predecir dónde y cuándo ocurrirían los crímenes.
Miguel decidió irse a Los Ángeles. No quería otro sitio porque sabía que el Departamento de Policía de la ciudad trabajaba con Andrea Bertozzi, una matemática muy conocida. «Cuando llegué no se creía que era policía. Pensaba que había sido un malentendido, le tuve que enseñar la placa», explica este granadino al que, de niño, le apasionaban las novelas de detectives. Porque el departamento de Policía de Los Ángeles trabaja con los matemáticos de la ciudad, pero los agentes no suelen saber de números: «Ahora sí que están buscando». Allí también trabajó con Jeff Brantingham, antropólogo y cerebro de PredPol, la herramienta que presume de haber reducido la criminalidad en varias ciudades. «En Los Angeles un 20%, sólo por lograr que las patrullas estén en el sitio correcto cuando deben ahorrando en todo tipo de gastos», señala Camacho. Patrullar con el método científico.
Miguel tampoco pensó que los números podrían ser un arma de lucha contra el crimen. Entró a estudiar Matemáticas contra el consejo de todos y siguiendo el instinto: «Yo tampoco sabía la cantidad de salidas laborales de la carrera». Menos aún, que pudiera acabar de policía. Ahora, su hermano mediano también estudia matemáticas, centrado en «el procesamiento del lenguaje natural». ¿Utilidades? «Para traducción automática, quitar ambigüedad a los mensajes y rastrear crímenes en foros de internet», explica el mayor, inmerso ya en el doctorado.
¿Dónde hay matemáticas en la policía? «En muchos sitios: en estudios de huellas dactilares, en informes de acústica forense, en mediciones de trayectorias de balas, en algoritmos de tratamiento de imágenes…». Pero antes de llegar a aplicarlas, Miguel Camacho tuvo que pasar dos años por la Academia, dando asignaturas de tiro y defensa personal. Luego, prácticas por distintas unidades. Le gustó especialmente la Policía Judicial -investigación criminal-, la seguridad ciudadana y destapar estafas por internet. Empezó con el doctorado: «Trabajaba de día e investigaba de noche». Acabó en la Dirección Adjunta Operativa, Planificación Estratégica y Coordinación: «Analizamos estadísticas, hacemos proyecciones futuras de crímenes y planificamos recursos». Como antecedente de éxito, cita a Santiago Carrasco, comisario en Madrid, que también usó las matemáticas para analizar qué pasaba en el distrito centro. Bajó la criminalidad.
En Los Ángeles ha investigado, pero quiso salir un día de patrulla. South East LA. «Parece que estoy exagerando, pero hubo un tiroteo. Allí llegan los bomberos a socorrer a los heridos. Había uno con un tiro en el hombro». Miguel Camacho cree que las matemáticas fomentan el pensamiento crítico y es obligado preguntarle por qué en EEUU hay más criminalidad que en España: «Creo que es el miedo por la cantidad de armas. Miedo de la policía, de los ciudadanos y de los criminales a ver quién va a disparar», explica. Y, aunque matizado por mucho pudor, explica que la policía española es de las mejores del mundo. «Además, la población aquí está más integrada. Todo el mundo tiene sanidad, por ejemplo», añade.
Camacho va a seguir vinculado a la universidad. Leerá la tesis en primavera y le hace ilusión invitar a Ignacio Cosidó, también doctor, que le puso facilidades para que pudiera marcharse un año a UCLA. Seguirá en contacto con el departamento de la universidad de California, donde ha hecho amigos de todo el mundo: «Estamos intentando entender mejor los crímenes y las redes sociales, además de analizar eficazmente las horas de grabación que proporcionan las cámaras que ahora llevan los policías en el pecho».

Noticia original: Diario: http://www.elmundo.es/andalucia/2015/11/14/5647008846163f9a308b4616.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: