Noticiario Centro de Andalucía

Centro de Andalucía

Andalucismo, un nacionalismo en defensa propia

Posted by Noticiario centro de Andalucia en 28/02/2016

La comunidad andaluza celebra el Día de Andalucía cumpliendo 36 años de una autonomía que carece aún de proyecto político
ANDALUCIA/INTERNACIONAL

¿Da usted su acuerdo a la ratificación de la iniciativa prevista en el artículo 151 de la Constitución a efectos de la tramitación por el procedimiento establecido en dicho artículo? Y Andalucía dijo sí. El 28 de febrero de 1980 tuvo lugar el referéndum para la ratificación popular de la posibilidad de una autonomía que cumple este fin de semana 36 años.

Una autonomía cuya identidad reside en lo que Blas Infante, considerado padre de la patria andaluza, definía como la identidad de la mezcla pero que se arma ante la desigualdad social, lastre histórico que despierta la reivindicación de una mayor autonomía a través de un andalucismo nacido en defensa propia que aún no ha encontrado proyecto político propio. La web de La Vanguardia ha consultado con varios expertos para desgranar los temas clave de este día tan significativo en la comunidad andaluza

Manifestaciones multitudinarias a favor de la autonomía
Manuel Ruiz Romero, Doctor en Historia Contemporánea y miembro del Centro de Estudios Históricos de Andalucía, recuerda que el discurso oficial del 28F tiende a eliminar una dura etapa parlamentaria ya que, contrariamente al mensaje establecido de la Junta, la consulta se pierde con la Ley de Referéndum en la mano dando paso a una batalla político/jurídica que culmina en acuerdo. “Todo un dos de mayo”.
Sin embargo, por hacer un símil, el Doctor Ruiz Romero señala que si el 28 de febrero es el cumpleaños de Andalucía, el 4 de diciembre de 1977 es su santo ya que fue entonces cuando tuvieron lugar las manifestaciones multitudinarias en favor de la autonomía que aglutinaron a dos millones de andaluces. Hasta ese 4D “Andalucía no existía ni contaba en el borrador constitucional”.

Francisco Cuberos, miembro de la Coordinadora Nacional de la Asamblea de Andalucía , opina que quienes deberían ser los principales impulsores de esta fecha y su memoria “han hecho un esfuerzo concienzudo por controlar el discurso andalucista para neutralizarlo”. Según Cuberos, se ha querido asimilar este 28F de 2016 a la defensa de las instituciones autonómicas y los intereses clientelares de quienes las regentan. Es más, añade, “quieren convertir esta fecha en una conmemoración españolista para ser usada contra las reivindicaciones de otras naciones”.
El nacionalismo andaluz, un proyecto transformador
“El Andalucismo es la particular forma de entender el nacionalismo andaluz”, explica Manuel Ruiz, aunque advierte de que se trata de una palabra pervertida y muy distorsionada ya que se ha aplicado a significados muy dispares y a veces hasta contradictorios. Tanto Cuberos como Ruiz coinciden al afirmar que “nuestro nacionalismo no es comparable al catalán”, al menos en sus inicios, porque el catalán se origina por una burguesía disconforme con el poder central.
“El andalucismo es de izquierdas o no es”, esgrime Manuel, lo que matiza Francisco subrayando que el nacionalismo andaluz tiene que ser necesariamente un proyecto transformador, arraigado en valores solidarios y de izquierdas, compartiendo así coincidencias importantes con las versiones “progresistas y transformadoras que también existen existen dentro de otros nacionalismos, como el catalán”.
El papel de Andalucía en el debate territorial español
Andalucía conquistó por derecho propio una dimensión política como nacionalidad histórica. “No tenemos una autonomía otorgada, ni por herencias de otras etapas republicanas, por eso, de cara al futuro proceso constituyente resultan irrenunciables las conquistas del 4D y del 28F”, apunta Manuel Ruiz. “No se entiende llenarse la boca de plurinacionalidad del Estado y a su vez marginar a Andalucía o usarla como mera estrategia electoral”.
El lema oficial del escudo de Andalucía dice “Andalucía por sí, para España y la Humanidad”. Rememorando ese lema, Cuberos sostiene que podríamos decir que actualmente el papel de Andalucía “per se” en el debate territorial es nulo. “Nadie habla de nuestros problemas, de nuestras necesidades, del modelo territorial que nos conviene como pueblo”. En su lugar la Junta de Andalucía pretende jugar un papel exclusivamente “para España”.

Un proyecto político
Varios expertos consultados confirman la existencia de un sentimiento cultural o antropológico aceptado y reconocido por los andaluces pero que, sin embargo, no se traduce en una necesidad de defensa y respuesta política.

“Somos una nación cultural sin ser nación política”

MANUEL RUIZ
Historiador
“Somos una nación cultural sin ser nación política”, recalca Manuel Ruiz.
Para Cuberos se trata de un proyecto político que tiene raíces profundas en la singularidad de la historia de Andalucía, pero también un futuro ilusionante que “hemos de afrontar con propuestas serias y coherentes con el mundo en que vivimos”.
El PSOE andaluz como bandera nacionalista
Al principio de la transición andaluza la existencia del andalucismo político pone de manifiesto el centralismo de las tesis de un PSOE que nunca reconoció más nacionalidades que Euskadi y Catalunya, expone Ruiz. La irrupción parlamentaria del PSA, las sinergias inéditas que su labor crea en el diseño del Estado de las Autonomías, significan un serio jaque a la hora de compartir un mismo espacio político. De ahí surgió el escuredismo, táctica por la cual el PSOE-A a través del primer Presidente de la Junta asumía las tesis andalucistas por mera estratagema estética y electoral hasta que le interesó.
Cuberos se muestra de acuerdo con el proceso de abanderamiento del andalucismo, indisociable de la creación paciente y sistemática por parte del PSOE de una enorme red clientelar. Una red que, en la práctica, resulta determinante para miles de personas a la hora de conseguir empleo, de promocionar laboralmente o de recibir información importante para diferentes problemas que les afectan.

“A lo largo de treinta años el PSOE ha conseguido constituirse como un partido régimen”

FRANCISCO CUBEROS
Miembro de la Asamblea de Andalucía
“A lo largo de treinta años el PSOE ha conseguido constituirse como un partido-régimen y uno de los efectos de ese proceso es la apropiación estética de un andalucismo que queda así políticamente desactivado y reducido a la nada”. Por otra parte, debe reconocerse la incapacidad demostrada hasta la fecha por otros sectores sociales para construir una alternativa nacionalista seria e ilusionante, con un discurso propio y diferenciado.
Un cambio de modelo económico
Los datos económicos de Andalucía hablan por sí mismos. La tasa de desempleo del 30 por ciento de la población y la industria casi inexistente convierten en acción prioritaria el cambio de modelo económico de esta comunidad. Manuel González, Catedrático de Historia de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, en su artículo Sin Andalucía, no se puede dibuja las posibles razones por las cuales existen clichés erróneos en el resto de España sobre la realidad andaluza, desmontando especialmente los estereotipos sobre comunidad subsidiaria, rural y envejecida con datos objetivos del INE y demostrando que la crisis en el campo y en las urbes, no se han diferenciado mucho.
González apela a la memoria histórica para recordarnos que Andalucía ha sido durante décadas el granero del estado y la reserva mercantil para una industria colocada en otros lugares: una explotación de recursos tanto en agricultura, turismo y construcción que justifican los datos alarmantes económicos de esta región.
Fomentar las energías renovables, el turismo sostenible y el I+D+ipodrían ser recetas de salida a la situación de emergencia que vive Andalucía. En este último punto, el Catedrático de la UPO denuncia que desde 2011 “no hemos recibido ni un duro, ni por parte de Griñán ni por Díaz”.
Por tanto, González defiende que es necesaria una mayor autonomía en materia fiscal y de gestión de recursos para ajustar los fondos a las necesidades específicas de Andalucía.

“El nacionalismo andaluz es una reacción a la agresión a la igualdad”

MANUEL GONZÁLEZ
Catedrático de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla
“Agresión a la igualdad”
El nacionalismo andaluz no es un hecho diferencial étnico ni una reivindicación agónica, en palabras de Manuel González “es una reacción a la agresión a la igualdad”. El pueblo andaluz que ha sufrido pobreza extrema salta ante los desequilibrios sociales y el PSOE ha sabido“compensar con servicios las pérdidas de valor añadido”. Ante la pregunta de las causas del éxito socialista, González verifica que esa aparente “red clientelar” no es tal ya que es una “decisión libre”, no implica servidumbre pero no acaba de solucionar los problemas de Andalucía que necesita un cambio productivo inmediato para obtener una estabilidad que haga crecer seriamente a la región.

 

Noticia Original: Diario: http://www.lavanguardia.com/local/sevilla/20160225/302425471682/andalucia-28f-nacionalismo-autonomia-celebracion-igualdad-social.html?utm_campaign=botones_sociales&utm_source=twitter&utm_medium=social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: